Viernes, 14 Junio 2024
0
Compartidos

La economia paceña sufre estancamiento; falta seguridad jurídica, inversión privada y pública

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El departamento de La Paz celebra 214 del aniversario de su grito libertario siendo la segunda economía de Bolivia que aporta del 24% del Producto Interno Bruto nacional equivalente a 12 mil millones de dólares en bienes y servicios, según datos de Instituto Nacional de Estadísticas, INE.

Sin embargo, muchos actores ven un estancamiento en la economía paceña atribuidos la falta de seguridad jurídica, apoyo a la actividad empresarial, poca inversión pública y privada. A esto se suma el aumento del contrabando, además de una creciente migración al oriente del país.

En el caso del sector industrial, prevé para esta gestión un crecimiento del 1,5% a 2% al igual que en 2022. “La actividad industrial paceña viene experimentando un proceso de desaceleración de la producción por importaciones tanto legales como de contrabando”, dice el presidente de la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (Candipaz), Gonzalo Morales.

Según Candipaz, el número de industrias paceñas en 2022 respecto a todas las industrias en Bolivia, se estancó en 31,8% al igual que en la gestión 2021. De igual manera, la participación de las exportaciones industriales paceñas, respecto a toda Bolivia, se ubicó en 40,67% a diciembre de 2021 y a diciembre de 2022, descendió al 38%.

“El creciente contrabando e informalidad, la conflictividad social, las secuelas sobre la inversión de los acontecimientos políticos – sociales en El Alto en 2019, más la ausencia de incentivos fiscales, han ocasionado un freno al desarrollo de las actividades industriales en el departamento de La Paz”, dice Morales.

Por su parte, Rolando Kempff, presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz, indica que otra amenaza latente para el departamento es la migración hacia Santa Cruz. “La fuga de capital no es solamente de recursos financieros, sino también de recursos humanos por lo cual debemos generar fuentes de empleo a los paceños”, dice.

Kempff considera importante invertir en el desarrollo de polos estratégicos del departamento como el Norte Amazónico, cuya primera necesidad es una carretera través de Apolo, Ixiamas y la Amazonía. En la Zona Sur, considera necesario unir Mecapaca con Cochabamba.

“Los empresarios paceños creemos en días mejores y esperamos que pronto volvamos a recuperar el primer lugar en la participación económica del país”, señala el ejecutivo. 

El sector hotelero y turístico es otro de los afectados en la economía paceña que da cuenta de una muy baja actividad en lo que va del año. “La ocupación hotelera no llega ni al 50%, debido a la falta de flujo turístico y visitantes a nuestra ciudad”, dice Carlos Prommel, presidente de la Cámara Hotelera de La Paz.

Según la institución, el problema se agrava por la escasez de vuelos internacionales que conecten La Paz con el mundo, además de la falta de políticas serias de promoción internacional de los destinos turísticos que posee el departamento y el resto del país.

“No contamos aún con una marca país que sería el comienzo para una promoción de turismo nacional, además que nuestro país se volvió un destino caro, lo que hace que muchos turistas prefieran viajar a otros países vecinos”, dice el ejecutivo.

El sector turismo, cree que hay políticas estatales muy duras para los visitantes, que hacen que La Paz y Bolivia sean destinos caros, lentos, burocráticos y poco atractivo para el turista pese a todo su potencial.

0
Compartidos
Implementado por Marcelo Colpari – BOLIVIA PRENSA