En Bolivia, policía reprime a enfermos con cáncer en el frontis de la Casa del Pueblo

Efectivos de la Unidad Táctica de la Policía (UTOP) desalojaron ayer de manera violenta a enfermos con cáncer, cuando intentaban realizar una protesta cerca de la “Casa del Pueblo”.

 

Como ocurrió la semana anterior, en inmediaciones de la plaza Murillo estos pacientes se apostaron para exigir a las autoridades nacionales atención urgente a sus demandas, cerca del nuevo Palacio del Gobierno.

Sin tomar en cuenta su estado crítico de salud y la enfermedad que padecen, estas personas fueron duramente reprimidas por los oficiales.

“Queremos atención, ahora se ha cortado la atención en Radioterapia, estamos muriendo día a día, pedimos a nuestras autoridades que nos puedan atender, queremos una audiencia con el Presidente (Evo Morales), para que nos escuche y se conmueva de nuestro dolor”, dijo la representante del sector, Rosario Calle.

Con carteles en mano, exigieron al Gobierno que les garantice socorro médico, que les permita salvar sus vidas y, al grito “cuantos más tenemos que morir…cuantos más tenemos que morir…Evo Morales no tiene corazón…Evo Morales no tiene corazón…”, los manifestantes se apostaron en el frontis del nuevo edificio del Palacio de Gobierno, en la calle Potosí.

Sin tomar en cuenta su estado crítico de salud y la enfermedad que padecen los pacientes y personas con cáncer fueron duramente reprimidos por efectivos de la Unidad Táctica de la Policía (UTOP), que procedieron a desalojarlos de la llamada “Casa del Pueblo”, donde se apostaron para exigir a las autoridades nacionales atención urgente a sus demandas de contar con una atención digna e inmediata, para ya no seguir lamentando más muertes.

Los uniformados no tuvieron en cuenta la precaria situación de los enfermos y arremetieron contra los manifestantes con sus escudos y a fuerza de empujones los desalojaron del lugar en medio de la indignación de los transeúntes que reprocharon esa actitud que la calificaron de “cobarde”.

“Queremos atención, ahora se ha cortado la atención en radioterapia, estamos muriendo día a día, pedimos a nuestras autoridades que nos puedan atender, queremos una audiencia con el Presidente (Evo Morales), para que nos escuche y se conmueva de nuestro dolor”, dijo la representante del sector Rosario Calle.

Con carteles en mano exigiendo al Gobierno les garantice una atención médica que les permita salvar sus vidas y al grito “cuantos más tenemos que morir…cuantos más tenemos que morir…Evo Morales no tiene corazón…Evo Morales no tiene corazón…”, los manifestantes se apostaron en el frontis del nuevo edificio del Palacio de Gobierno ahora llamado “la Casa Grande del Pueblo” en la calle Potosí.

Los uniformados usando sus escudos comenzaron a empujar a los enfermos con cáncer mientras sus familiares trataban de impedir estos abusos en medio de gritos y forcejeos.

La brutalidad policial se impuso numérica y físicamente, pero a pesar de esa acción que vulnera los derechos humanos, los enfermos con cáncer anunciaron que no descansarán en su lucha así tengan que “morir en las calles”.

“Hay gente que está muriendo, hoy ha fallecido otra hermana. Hay otras personas que están muy enfermas esperando hace meses ser tratadas en radioterapia, además lo que estamos pidiendo es especialistas médicos que manejen los nuevos equipos como el acelerador lineal y de radioterapia”, dijo Calle con impotencia y lágrimas en los ojos.

La mañana de ayer los enfermos con cáncer, junto a sus familiares, volvieron a protagonizar una movilización de protesta en puertas del Palacio de Gobierno (Casa Grande del Pueblo), demandando ser atendidos en sus necesidades.

En medio de la persistente lluvia las personas que sufren de cáncer y sus familiares se volcaron a las calles para expresar su frustración porque muchos de ellos no pudieron ser atendidos en la clínica privada del Instituto Boliviano de Radioterapia y Oncología (IBRO) de El Alto, sin embargo, la versión fue desmentida por el director técnico del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Freddy Valle.

Hace dos meses, la Gobernación, a través del Servicio Departamental de Salud (Sedes), firmó un contrato con el IBRO, para el alquiler del servicio de radioterapia con un acelerador lineal, luego del cierre de esa unidad en junio. Sin embargo, los pacientes y familiares consideran que no es suficiente.

Vanos fueron los intentos de los medios de comunicación presentes en el lugar por lograr una declaración de algún jefe policial, que explique el porqué de la represión realizada en la Casa del Pueblo. Ningún uniformado quiso hacer ninguna declaración sobre el accionar policial, limitándose a empujar a las personas, incluyendo a camarógrafos, periodistas y fotógrafos.

Los representantes de los pacientes con cáncer advirtieron que las marchas de protesta en las calles de La Paz serán permanentes hasta que el Gobierno y la Gobernación se sensibilicen con todos los enfermos y resuelvan la crisis de la Unidad de Radioterapia.

“Todos los días perdemos una hermana con cáncer queremos que de una vez den soluciones y empiecen con la construcción de un centro oncológico en el hospital de Clínicas. El Director del Sedes dice que todo está normal, pero en IBRO no hay atención a los pacientes”, denunció la representante del sector Rosario Calle.

La dirigente señaló que muchos de los pacientes fueron rechazados, toda vez que se habría cumplido con todo el pago que debía hacer la Gobernación a IBRO.

Los uniformados, usando escudos, comenzaron a empujar a los enfermos, mientras sus familiares trataban de impedir estos excesos en medio de gritos y forcejeos.

Vanos fueron los intentos de los medios de comunicación, presentes en el lugar de los hechos, por lograr una declaración de algún jefe policial, para que explique el porqué de la represión observada. Ningún uniformado quiso hacer declaración alguna sobre el accionar que desplegaban, limitándose a empujar a las personas con cáncer, a camarógrafos, periodistas y fotógrafos.

 

Hace dos meses, la Gobernación, a través del Servicio Departamental de Salud (Sedes), firmó un contrato con el Instituto Boliviano de Radioterapia y Oncología (IBRO), para el alquiler del servicio de Radioterapia con un acelerador lineal. Empero, luego del cierre de esa Unidad, en junio, los pacientes y familiares denunciaron que el servicio no es suficiente, porque carece de capacidad de atender a todos los necesitados.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 166 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

12887518