El cráter de Jayo Qota un atractivo turístico de Salinas de Garci Mendoza

El municipio de Salinas de Garci Mendoza, cuenta con importantes sitios turísticos entre las que se puede destacar el cráter de Jayo Qota, uno de los lugares místicos y legendarios donde se cuentan una serie de leyendas.

 

En Salinas existen dos cráteres los mismos son atractivos turísticos para miles de visitantes de que llegan de distintas regiones del mundo. Los comunarios cuentan que éste se habría originado a causa de la caída de un meteorito, hace cientos de miles de años.

Lo curioso es que éste no es el único, porque unos 10 kilómetros hacia Salinas, también existe otra con las mismas características, y casi de las mismas dimensiones.

Pero ¿qué de interesante puede tener el cráter como para llegar hasta el mismo corazón? La existencia de una pequeña laguna que en tiempos de lluvia sirve de hábitat a los flamencos, wallatas y otras aves migrantes; y también saber que se convierte en un reservorio de sal, en tiempos de estiaje.

En el cráter de Jayo Qota, se encuentra uno de los bofedales más singulares de la región por sus mismas características, ya que a ella migran aves de diversas especies, además de ser uno de los centros donde los animales se reúnen para beber de su agua dulce.

Jayo Qota se encuentra en el municipio de Salinas de Garci Mendoza, aproximadamente a 180 kilómetros de la ciudad de Oruro, en esta localidad se encuentra uno de los más impresionantes atractivos turísticos, un cráter que mide alrededor de 2 kilómetros de diámetro.

En él existe un ecosistema variado, ya que migran las aves en temporada de verano para aprovechar las dulces aguas del bofedal que se encuentra en este paraje impresionante.

En este mismo lugar las aves sedentarias construyen sus nidos en las rocas, sobre todo para proteger a sus pichones de los depredadores, como los zorros, zorrinos y búhos, entre otros.

Del bofedal aprovechan las aves migratorias, entre ellas los flamencos rosados, muchos creen que el tono de su plumaje se debe a los minerales que se genera en la zona, ya que en medio del cráter se cristaliza sales de tono rosa.

Los flamencos solo migran en cierta época del año, entre enero y febrero, para disfrutar del humedal que se encuentra a más de 3740 metros de altura sobre el nivel del mar.

Pero a esta pradera nativa también migran otras aves, como los patos silvestres, yaca yacas, wallatos, pájaros amarillos, halcones, perdices, lechuzas y búhos.

Valora este artículo
(1 Voto)
Visto 225 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 44 visitantes y ningun miembro en Línea

12887582