En Bolivia se registra violento enfrentamiento entre universitarios y Policías

Cerca al medio día de hoy se produjo un fuerte enfrentamiento entre estudiantes de la UPEA y policías antimotines, lo que dejó universitarios detenidos y algunos policías heridos, tras el intento de los manifestantes por ingresar a la Plaza Murillo.

 

Los jóvenes activaron petardos al aire y algunos con dirección al cordón policial que se instaló en el ingreso principal a Plaza Murillo sobre la calle Colón y Ballivián, mientras que los policías usaron gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La reacción policial provocó la molestia de los universitarios que lanzaron piedras y caninas con flechas artesanales y a la vez, devolvieron agentes químicos contra la humanidad de los policías.

Grupos de estudiantes de la Universidad Pública de El Alto y policías antimotines protagonizaron este miércoles, uno de los choques más prolongados en cercanías de la Plaza Murillo, donde los universitarios estuvieron a punto de rebasar a las fuerzas policiales, en su demanda al gobierno central por mayor presupuesto.

Desde la muerte del estudiante Jonathan Quispe -el pasado 25 de mayo en la ciudad de El Alto - los universitarios cumplen 20 días de permanente movilización sobre la ciudad de La Paz, exigiendo una asignación presupuestaria sin lograr un acuerdo con las autoridades gubernamental.

Las escaramuzas  comenzaron cerca de las 11:30 de la mañana cuando grupos de manifestantes llegaron hasta la calle Colón esquina Ballivián, donde lograron arrebatar un caballete de fierro de la Policía, en medio de forcejeos, intercambio de petardos, piedras y gases lacrimógenos.

La Policía movilizó el carro Neptuno antidisturbios para dispersar con bombas de aguas, que no fueron suficientes porque los estudiantes lograron reagruparse para  retornar al punto del conflicto, a una cuadra de Plaza Murillo.  

La fuerte gasificación afectó a los transeúntes. Uno cayó desmayado en medio y fue auxiliado por los manifestantes. Una cuadra más arriba, dos policías resbalaron en sus motocicletas y fueron hostigados por la gente al levantar sus motorizados plero no hubo agresiones de consideración.

El comandante departamental de la Policía Eduardo Rivera, confirmó que el subcomandante cayó herido producto del impacto de un proyectil, pero fue inmediatamente evacuado al Hospital Obrero.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, indicó que el subcomandante tiene una herida abierta y dijo que aún cuantifican el número de policías heridos porque hay varios policontusos por piedras y petardos.

Por su lado remarcó que los estudiantes llegaron “demasiado agresivos” y comenzaron a disparar petardos contra policías, lanzando piedras y petardos doblados, que al ser activados se convierten en proyectiles de potencia.

“Ellos buscan siempre el enfrentamiento y la Policía simplemente mantiene la calma y el resguardo para evitar el ingreso de  manifestantes. Ellos quieren que nosotros reaccionemos y deploramos la actitud de los estudiantes”,  manifestó.     

Efectivos policiales de la UTOP también fueron desplazados para perseguir a los estudiantes y más de uno retornaba con un detenido sobre las motocicletas.

Los enfrentamientos se prolongaron por más de una hora entre gritos de “...no tenemos miedo c...”;  “El Alto de pie nunca de rodillas”, “revolución” y otras consignas en contra del gobierno.

De manera preliminar se conoce que hay nueve estudiantes detenidos.  El viceministro Quiroga exhortó a las autoridades universitarias que  manejan el conflicto, sean más responsables porque no puede exponer a los estudiantes a la violencia.

Quiroga aclaró que hay la instrucción de reducir al mínimo  el  uso de agentes químicos y priorizar el uso de agua para dispersar a los manifestantes.

Esta movilización se produjo mientras el presidente Evo Morales se encuentra en Rusia para cumplir una agenda de Estado y ver la inauguración del Mundial-2018, y el presidente en ejercicio Álvaro García Linera entregaba un puente en la comunidad Bambaru-Callaviri en el municipio de Luribay, en La Paz.

Por la mañana, García Linera ratificó la oferta gubernamental de subir  de 260 a 330 millones de bolivianos como presupuesto permanente, sin necesidad de que cada año se negocie un soporte extraordinario.

Citó que adicionalmente la UPEA tiene 130 millones de bolivianos en caja y bancos que no lo puede gastar. A parte, existen 220 millones del Impuesto Directo a los Hidrocarburos  (IDH) que está guardado en una cuenta especial, a la espera que la UPEA acredite ante el sistema universitario, la cantidad de estudiantes. 

“Hay una buena cantidad de dinero para garantizar el funcionamiento de la UPEA , pero si requeriría más, cosa que dudo,  cualquier nuevo incremento tiene que ser sobre la base de auditorías, porque una auditoría externa, dice que el manejo administrativo es poco confiable y la Universidad no ha sido  eficaz en el cumplimiento de su POA”, declaró García Linera.

 

Quiroga subrayó que hay una oferta del gobierno y esperan  una contrapuesta de la UPEA para continuar el diáologo entre ambos sectores.

Valora este artículo
(1 Voto)
Visto 219 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

12606719