CIDH recomendó a la sociedad civil: "defiendan su democracia"

Después de tres horas y media de audiencia pública con la sociedad civil latinoamericana y boliviana y tras escuchar 100 intervenciones, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) calificó de altamente positivo el encuentro con ciudadanos y ciudadanas de diferentes clases sociales y orígenes. Aunque no puede pronunciarse sobre la situación de Bolivia, recomendó defender la democracia que tantas luchas costó.

 

“Costó construir una democracia en este país que hasta hace pocas décadas se caracterizó por dictaduras, golpes de Estado, masacres y crímenes populares, esa democracia deben defenderla ellos mismos, respetando sus discrepancias, sabiendo debatir y discrepar en libertad y democracia”, afirmó el comisionado Francisco José Eguiguren en un balance posterior a la audiencia.

Durante la conferencia de prensa tras la audiencia pública en la que participaron líderes indígenas y campesinos, representantes de plataformas ciudadanas defensoras del voto del referéndum del 21 de febrero de 2016 en contra d la repostulación de Evo Morales, a dirigentes del grupo de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (GLBT), así como a los grupos afines al Gobierno, se destacó la gran participación y niveles de tolerancia que hubo.

“No ha sido fácil para ellos, ni tampoco para nosotros, pero ojalá ese clima de debate de diferencias pero de respeto y paz prime para Bolivia y si la comisión ha ayudado para crear este espacio, hemos cumplido con el trabajo”, dijo Eguiguren.

La CIDH recibió durante el 171 periodo de sesiones, al menos 100 intervenciones, la gran mayoría referidas a denuncias de vulneración de derechos políticos vinculados al desconocimiento del referéndum del 21 de febrero de 2016 y la repostulación de Evo Morales; la violación de los derechos de los pueblos indígenas, además de derechos colectivos e individuales.

La oposición y las plataformas ciudadanas que defienden el 21F denunciaron ayer, entretanto, la habilitación "ilegal" del binomio oficialista Evo-Álvaro para las elecciones de este año ante CIDH y le pidieron que eleve una opinión consultiva antes de las elecciones de octubre. El Gobierno calificó como un "fracaso" las gestiones de los opositores y de las plataformas y reiteró que la candidatura del Presidente no está en discusión. Además, señaló que no permitirá que organismos internacionales intervengan en el asunto. Entretanto, y en medio de la presión que ejercen oficialistas y opositores en Sucre, el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, informó que esa instancia se encuentra "evaluando la propuesta" de elevar la opinión consultiva ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"Recibimos hoy (por el martes) la Plataforma 21F #Bolivia. Explicamos que la @CIDH sigue evaluando la propuesta de Opinión Consultiva. Ante consulta sobre la pertinencia de que otros países la soliciten, se les informó que no cabe a la CIDH hacer recomendación al respecto", señaló Abrao en su cuenta de Twitter.

Líderes opositores como el ex presidente Carlos Mesa, el senador Óscar Ortiz y los diputados Rafael Quispe y Wilson Santamaría presentaron ante la CIDH, que celebra periodo de sesiones en la Capital, distintos pedidos para que esta entidad se pronuncie sobre la candidatura del Presidente para las elecciones de octubre.

"Acabo de entregar una carta a la CIDH en Sucre sobre el 21F y la necesidad de una Opinión Consultiva ante la Corte IDH, sobre la ilegal postulación del Presidente", informó Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana (CC), en su cuenta de Twitter.

Óscar Ortiz, candidato de la alianza Bolivia Dice No, por su lado, entregó a la Comisión 700 folios con "pruebas" de que la candidatura del binomio Evo-Álvaro es inconstitucional y genera crispación social en el país.

Otros opositores, como los diputados Quispe y Santamaría, de Unidad Demócrata, trasladaron personalmente a la presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena, un pedido para que esta entidad inste al Jefe de Estado a respetar el límite constitucional de mandatos.

El canciller Diego Pary, entretanto, afirmó que la oposición fracasó en su intento de manipular a la CIDH. "Creo que esta es una muestra de que las plataformas (de la oposición) han fracasado y que estas intentan manipular las reuniones de la CIDH", dijo el ministro. "Estas reuniones no tienen ninguna significancia, porque no los han recibido ninguno de los comisionados ", agregó.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, por su lado, advirtió que el Gobierno no permitirá que ningún organismo internacional intervenga en las decisiones de las instituciones del país. "El tema está resuelto hace tiempo, y es una pena que la oposición siga engañando a su propio electorado de que algún día, alguna instancia internacional va a intervenir aquí, y eso no va a suceder y tampoco lo vamos a permitir", señaló.

 

Santamaría y Quispe, por otra parte, aseguraron que el caso boliviano será tratado en el próximo periodo de sesiones de la CIDH, que tendrán lugar en Jamaica en mayo. El ministro de Justicia, Héctor Arce, sin embargo, aseguró que eso es falso.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 243 veces

Visitantes en linea

Tenemos 89 visitantes y ningun miembro en Línea

13737497