Las aguas milagrosas de Kala Chua, sorprende a visitantes de Curahuara de Carangas

Curahuara de Carangas, en el departamento de Oruro, guarda en sus entrañas asombrosos mitos, leyendas y realidades. Los comunarios que viven en Kala Chua, señalan que las aguas que brotan del cerro, son milagrosas y que contiene una serie de poderes a quienes beben este líquido natural que se encuentra al pie de la imagen de una Virgen.

 

Los visitantes quedaron asombrados por los “milagros” que concede la Virgen de Kala Chua. Dicen quienes beben el agua de las entrañas de la tierra reciben “favores”. Algunos lugares señalan que el agua de la zona es milagrosa quienes beben pueden recibir favores e incluso las parejas pueden tener hijos sanos y salvos.

Las aguas milagrosas de Kala Chua, también contienen propiedades curativas. Muchos enfermos que bebieron estas aguas, palían sus enfermedades. “Los visitantes deberán tener fe y devoción a la Virgen”, afirma un comunario de la zona.

El alcalde municipal de Curahuara de Carangas, Raúl Nelson Contreras Villca, concejales y autoridades originarias visitaron la zona de Kala Chua donde  se encuentra la Capilla de la Virgen del mismo nombre, considerada el Guardián de los Sanitadores y los agricultores de la zona.

Las autoridades recuerdan que trajeron al presidente Morales para que vea a nuestra Virgencita que es nuestra Madre protectora de la zona.

Explico que la población de Curahuara de Carangas, una de las regiones más importantes del departamento de Oruro, permanentemente rinden culto a la Virgen de “Kala Chua” que se ha convertido en un mito para muchos comunarios e incluso para muchos visitantes que con el transcurrir del tiempo, esta imagen causa admiración.

En este lugar de Curahuara de Carangas existen sitios maravillosos de la naturaleza. Los visitantes pueden sorprenderse con las “palestras” de kala Chua donde se pueden hacen prácticas de escalamiento de aventura y observar una serie de parajes impresionantes.

En una de las laderas del cinturón pétreo existen cuevas de mediano tamaño, que parecen haber sido viviendas primitivas, donde se pueden observar pinturas rupestres y monumentos funerarios.

Las palestras de Kala Chua se encuentran a unos dos kilómetros al sudeste de la población de Curahuara de Carangas.

Kala Chua es considerado como un cinturón pétreo, formado por imponentes torres, mimetizado entre una cadena de cerros de 200 a 300 metros de altura.

Las múltiples palestras, unas de mayor tamaño y volumen que otras, asemejan por su disposición un conjunto de fichas de dominó dispuestas en medio de las montañas.

Por su formación perfecta y natural para la práctica de la escalada en roca, la palestra de Kala Chua, para los lugareños y para los militares quienes lo resguardan es un verdadero regalo de Dios, que es bien aprovechada por la milicia para la preparación de sus tropas, además de ser visitada por varios turistas.

En Curahuara de Carangas una de las regiones del altiplano de Oruro, se convierte en uno de los lugares mas atractivos para la visita de turistas nacionales y extranjeros, uno de ello son las “palestras” de Kala Chua donde se pueden hacer prácticas de escalamiento de aventura.

Permanentemente los militares desarrollan diferentes ejercicios en su preparación dentro del curso de "Cóndor Satinador".

Desde 1981 funciona en Curahuara de Carangas la primera escuela militar de andinismo a cargo del regimiento Tocopilla 25 de Infantería, en la que se han graduado cientos de militares en la especialidad de andinismo.

"Somos bendecidos por la Madre Naturaleza, de unas palestras naturales. Otros ejércitos tienen que construir sus palestras y hacerlas artificiales para realizar este entrenamiento, nosotros contamos con este regalo, donde los instructores y soldados se capacitan en operaciones de media y alta montaña", opinó un jefe militar de la zona.

Los satinadores son instruidos en descenso invertido, descenso frente al valle, además de practicar en las rutas "chuncho alabe", "flecha negra", "precipicio" y "Tocopilla", una más difícil que la otra.

Pero lo más importante es la experiencia que pueden vivir los turistas al subir o descender por las palestras, después de una instrucción rápida por los militares.

"Tenemos la visita de muchos turistas que vienen a practicar en las palestras y buscan una ayuda y la escuela de satinadores andinos proporcionan la ayuda necesaria en cuanto a seguridad, conocimientos básicos sin costo alguno, dando todo el asesoramiento que ellos requieran", remarcó.

 

Tanta es la fama y el respeto que han adquirido estas palestras, que se ha empotrado la imagen de la virgen, en uno de los aleros y hoy en día se la conoce con el nombre de kala Chua. (Fausto Colpari)

Valora este artículo
(1 Voto)
Visto 480 veces
13734711