Chile y Bolivia enfrentados por el caso de bolivianos detenidos

El gobierno llamó al presidente de Bolivia, Evo Morales, a ser "riguroso" tras el envío de una misiva al papa Francisco para pedir una mediación que logre la liberación de siete funcionarios aduaneros y dos militares bolivianos encarcelados en Chile desde el 19 de marzo.

 

"El presidente Evo Morales tiene que ser riguroso desde el punto de vista de conocer todos los hechos: los hechos provocados por estas personas y sus actuaciones, están reñidas con la Ley", señaló la vocera de Gobierno, Paula Narváez.

La secretaria de Estado enfatizó en que en el país existe un estado de derecho, por lo que "no corresponden otras apreciaciones". "Los hechos provocados por estas personas y sus actuaciones, están reñidas con la Ley", dijo la portavoz del Ejecutivo respecto de los siete funcionarios aduaneros y dos militares bolivianos encarcelados en Chile desde el 19 de marzo.

La ministra recalcó que lo sucedido en el norte "es un hecho de carácter policial, que está siendo visto en la justicia".

"En Chile existe un estado de derecho, por lo tanto existen separación de poderes. Ese es un tema que está llevando adelante la justicia", recordó.

El presidente Morales envío una misiva al papa Francisco para pedir una mediación que logre la liberación de siete funcionarios aduaneros y dos militares bolivianos encarcelados en Chile desde el 19 de marzo, tras un incidente en la frontera.

"A nombre del pueblo y del Gobierno de Bolivia, le ruego interponer sus buenos oficios para la pronta solución de este caso, que en justicia debe concluir con la liberación de los nueve ciudadanos bolivianos", dice la carta, que Morales leyó en una conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno.

Las autoridades bolivianas defienden que sus funcionarios fueron detenidos en su propio territorio cuando hacían una operación para reprimir el contrabando, mientras que en Chile se los acusa de haber cruzado la frontera para intentar robar camiones con mercancías.

"Consideramos esencial el envío de un delegado pontificio de la Santa Sede que verifique en Iquique, Chile, el estado de situación de los nueve detenidos y el resguardo de sus derechos humanos", continúa la misiva del mandatario dirigida al pontífice.

Los nueve funcionarios bolivianos están en prisión preventiva en el norte de Chile, acusados de asalto y robo de camiones, tras ser detenidos en territorio chileno por la policía.

El gobierno boliviano sostiene que el incidente ocurrió en territorio de ese país, cuando los funcionarios cumplían una misión de combate al contrabando.

La situación ha tensado las relaciones bilaterales, ya crispadas por la demanda que La Paz presentó contra Chile en la Corte de La Haya en busca de la recuperación de un acceso soberano al Pacífico que perdió en una guerra el siglo XIX.

El año pasado, Chile a su vez demandó a Bolivia ante el mismo tribunal para defender su derecho al uso de las aguas del río Silala, que según Santiago es un cauce internacional que nace en Bolivia y fluye naturalmente a su territorio, mientras La Paz alega que su vecino roba el agua mediante un sistema de canalización artificial.

Frente a las afirmaciones hecha por Morales de que Chile tiene "celos" por el progreso económico que tiene su país, la ministra Paula Narváez señaló hoy a los periodistas que "no vale la pena hacer comentarios a cada una de sus declaraciones".

"Los temas bilaterales con Bolivia los seguiremos viendo por los canales diplomáticos que corresponden", apostilló.

 

Respecto de la llegada a la ciudad de Iquique, en el norte de Chile, del ministro de Justicia de Bolivia, Héctor Arce, para analizar nuevas "estrategias jurídicas" en pos de la liberación de los detenidos, no se ha entregado información oficial de su arribo.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 148 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 290 visitantes y ningun miembro en Línea