Devaluación del peso argentino, provoca distorsión en la economía boliviana

La devaluación del peso argentino, empieza a tener sus efectos en las regiones fronterizas de Bolivia, especialmente en Yacuiba, donde los comerciantes afirman que la moneda de la Argentina, ya no vale.

 

Una mujer que vende refresco de mocochinchi en Pocitos agarra en la mano varias monedas doradas. Dice que son monedas de 50 centavos argentinos y que no sirven para nada. “Ni siquiera el de 5 pesos sirve”, afirma. Yacuiba vive una compleja situación económica como efecto de la caía del peso argentino, se comento en las regiones fronterizas de Bolivia.

De los aproximadamente 100 mil habitantes que conforman este municipio, el 80 por ciento se dedica al comercio, actividad que hasta el año pasado se sustentaba con el turismo argentino y que cayó drásticamente por la devaluación de la moneda del vecino país. Un peso argentino hoy en día es equivalente a 28 centavos de boliviano.

El movimiento en San José de Pocitos, frontera con Argentina, es un reflejo de la compleja situación económica.

En este lugar, Felicia Espada es una de las miles de comerciantes que esperan el ingreso de turistas argentinos en busca de algún producto. Pero esta visita ya no es como antes, porque la caída de la moneda argentina hace que los productos bolivianos aparenten tener un mayor costo, algo que no es grato para los turistas.

“Vendemos al mismo precio, pero algunos (turistas) piensan que nosotros hemos subido; en realidad la gente ya no viene porque ahorita está a 28 el peso, 100 pesos son 28 bolivianos”, explica.

Espada, que se dedica al comercio hace más de 20 años en este punto fronterizo, lamenta que su sector deba estar sujeto a los cambios de la moneda del vecino país. Ella recuerda que cuando el peso argentino era equivalente al dólar, sus ventas eran altas, pues oscilaban entre 700 y 800 bolivianos por día; sin embargo, desde enero de 2018, sus ventas apenas llegan a 40 bolivianos, y en el mejor día, el sábado, sólo llegan a 130.

Según Fortunato Choque, secretario ejecutivo de la Federación de Gremiales de Gran Chaco, el 80 por ciento de la población de Yacuiba se dedica al comercio.

“Aquí nos miramos las caras entre comerciantes, no es lo mismo que en otras ciudades del eje troncal porque en Yacuiba no hay industrias”, mencionó el dirigente, a tiempo de aclarar que la inestabilidad de la moneda argentina viene desde 2002, por lo que hace más de 15 años el sector gremial respira incertidumbre.

Choque lamenta que casi toda la población de Yacuiba permanezca en las calles a la espera del turismo argentino, puesto que las autoridades de los distintos niveles de Gobierno no aprovecharon los tiempos de bonanza económica, a raíz del alto precio del petróleo, para implementar industrias en Yacuiba que generen fuentes laborales.

Los cálculos que hacen referencia a la reducción de la cantidad de turistas argentinos son sorprendentes. Según la presidenta del Comité Cívico de Yacuiba, Nery Zurita, hace algunos años, cuando el peso argentino era equivalente al dólares, llegaban a Yacuiba entre 150 y 200 buses diarios con ciudadanos del vecino país, sin embargo, ahora solamente llega un bus y, en el mejor día, dos.

“La gente viene a hacer sus compras de algún producto que le conviene llevar de Bolivia, porque como saben que son tres pesos argentinos es un boliviano, no creo que les reporte muchos beneficios”, dijo.

El Banco Central de Argentina realizó una fuerte operación monetaria y vendió 1.100 millones de dólares para bajar la cotización de la divisa estadounidense que alcanzó la cifra histórica de 24,24 pesos argentinos al promediar el mediodía, según reportaron portales de ese país.

Macri pide un crédito de $us 30 mil millones

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, se reunió con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, tras su visita a Washington para solicitar un crédito de al menos 30 mil millones de dólares ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La presidenta del Comité Cívico de Yacuiba, Nery Zurita, considera que el decaimiento de la actividad comercial en este municipio, sumado a la falta de empleo, obligó a muchas familias a dividirse para buscar mejores condiciones de vida.

 

“Mucha gente de estas asociaciones (de gremiales) ha migrado hacia otros lugares buscando mejores ingresos para su familia. Hay muchas familias que han tenido que dividirse, ya sea el papá o la mamá emprendiendo otra actividad en otro lugar porque acá tampoco ya reporta ganancias como para poder sustentar a la familia, hacer estudiar a los hijos”, dijo Zurita.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 158 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 54 visitantes y ningun miembro en Línea

12380387