Indígenas ratifican rechazo a hidroeléctrica Rositas

La reunión del Comité de Defensa de Tierra y Territorio de las comunidades comprometidas con el proyecto hidroeléctrico Rositas ratificó su rechazo a la obra y pidió replantearla por el daño ambiental que conlleva. El ministro de Energía, Rafael Alarcón, calificó la versión como “absolutamente mezquina”.

El encuentro se realizó el pasado 16 de septiembre en Santa Cruz, donde las comunidades pidieron revisar el proyecto y analizar los impactos ambientales y sociales que conlleva en relación a las otras siete alternativas de hidroeléctricas que posee la Cuenca Alta del Río Grande.

La reunión, que contó con la presencia de más de 200 personas entre dirigentes de las comunidades y capitanías, así como autoridades municipales y provinciales, se resume en un acta que hace notar los impactos ambientales que ocasionará el proyecto y los escasos beneficios que obtendrán las familias afectadas.

Según Josué Luis Sandoval, presidente del Comité de Defensa de Tierra y Territorio, las 45.200 hectáreas de terreno que quedarán inundadas afectará a una importante cantidad de flora, fauna, comunidades establecidas, infraestructura caminera, sistemas de agua potable y de energía eléctrica.

El rechazo se sustenta, además, porque existen estudios elaborados por la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) que hacen referencia a otros siete proyectos hidroeléctricos dentro de la Cuenta Alta del Río Grande. Uno de ellos, y que se encuentra más próximo a Rositas, es La Pesca, considerada por los comunarios como el indicado para convertirlo en realidad, porque implicaría un menor impacto ambiental y social, además de una capacidad de generación de energía superior.

Según un documento elaborado por ENDE, La Pesca podría generar hasta 740 megavatios (MW), mientras que Rositas solamente 400. Por este motivo, Sandoval sostiene que la empresa estatal debe reconsiderar la decisión de construir Rositas que, además, según su opinión es una imposición, ya que no se llevó adelante ninguna tarea de socialización ni consulta.

“Es una imposición querer realizar este proyecto, porque no hubo ninguna consulta previa y peor no se ha tomado en cuenta para nada a las comunidades ni a los gobiernos municipales”, dijo, a tiempo de mencionar que la provincia Vallegrande quedará relegada y con reducidas posibilidades de conexión caminera, situación que dificultará su crecimiento.

Al respecto, el ministro de Energía, Rafael Alarcón, aseguró que existe una “mal llamada resistencia” al proyecto Rositas por “visiones absolutamente mezquinas de algunos dirigentes que ven el proyecto como una oportunidad para sobresalir” y que el grueso de la población cruceña anhela esta obra cuyo estudio a diseño final está en etapa de revisión por la empresa Tres Gargantas, que forma parte del consorcio chino que construirá la hidroeléctrica

El Ministro agregó que el consorcio chino debe hacer llegar una propuesta económica, misma que, según los cálculos, superará los 1.000 millones de dólares, monto que aún se gestiona ante el Eximbank chino. De este modo, la autoridad ratificó que la construcción de la hidroeléctrica iniciará en 2018. “Si van a existir afectaciones deben existir las respectivas compensaciones, eso es algo ineludible, no queremos tapar el sol con un dedo”, añadió.

 

La central aprovechará las aguas del Río Grande y también servirá para regar 165 mil hectáreas agrícolas en el Chaco, según información oficial difundida por el Gobierno.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 105 veces

VIDEOS BOLIVIA PRENSA

Visitantes en linea

Tenemos 60 visitantes y ningun miembro en Línea