La ciudad de La Paz se ha convertido en un gigante basurero, prosigue la huelga de los obreros

La ciudad de La Paz, la más importante de Bolivia se ha convertido en un  gigante basurero debido a la huelga de los obreros encargados del recojo de residuos sólidos que se han esparcido por distintas calles y avenidas poniendo en riesgo la salud de la población.

Los obreros se encuentran en huelga  debido a que desde hacen cinco meses no les pagan sueldo. Se estiman que la deuda alcanza a Bs 70 millones.

La ciudad de La Paz comenzó acumular basura en las calles a raíz de un paro indefinido declarado por el Sindicato de Trabajadores de la empresa encargada del aseso urbano La Paz Limpia (LPL) que exigen al alcalde Luis Revilla el pago de 70 millones de bolivianos para cubrir salarios por cinco meses y el pago de insumos de funcionamiento.

El ejecutivo sindical Mauricio Tarqui explicó que les ofrecieron pagar cinco millones de bolivianos, pero las bases rechazaron porque ese monto no alcanza “ni para cubrir el costo del combustible”.

“Seguimos protestando hasta que nos cancele de los cuatro meses y con abril ya suman cinco meses y la Alcaldía estaría debiendo unos 70 millones de bolivianos. Si cancela esa adeuda, nosotros empezamos a trabajar”, declaró.

Apeló a la Brigada Parlamentaria de La Paz y a los concejales electos para que se pronuncien sobre la situación de la basura, tomando en cuenta que la ciudadanía pagó por el recojo de basura a través de las facturas de luz.

El dirigente pidió a la ciudadanía que comprenda y apoyen a los trabajadores que durante meses ha estado recogiendo basura de las calles sin tener salarios al día. “Sería bueno que alcalde Revilla diga dónde está ese dinero”, declaró Tarqui.

Desde el miércoles los casi 800 trabajadores dejaron de recoger basura y ese sábado instalaron bloqueo al acceso principal del relleno sanitario de Alpacoma, a donde no permiten el ingreso de desechos sólidos.

El conflicto surge a pocos días que Revilla cese en sus funciones y asuman las nuevas autoridades el próximo 3 de mayo. Las demandas sociales por pago de salarios se multiplican, mientras la autoridad edil optó no desaparecer de escena y solo hablar a través de funcionarios subalternos.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 143 veces

Visitantes en linea

Tenemos 56 visitantes y ningun miembro en Línea