En Cliza se mantiene las ollas de barro y se propicia la comida sana y ecológica

En el antiguo pueblo revolucionario de Bolivia, llamado Ucureña, en un lugar encantador del municipio de Cliza, llamado el Tambo se puede apreciar cómo se mantienen las ollas de barro para la cocción de comida sana y ecológica en base a la leña existente en la zona.

 

“Los pobladores de Cliza, especialmente del área rural, siguen usando las ollas de barro para la cocción de alimentos que son muy sabrosos. La comida es más exquisita con el uso de leña para elaborar una serie de comidas típicas de la región”, señala el alcalde municipal de Cliza, Walker Illanes Roman.

Las ollas de barro, son antiguas como la civilización misma, siguen siendo uno de los utensilios más nobles para cocinar. Pocos saben que estas ollas sirven en cualquier cocina, y se pueden llevar de la llama al horno sin problema.

La olla de barro es una olla elaborada en cerámica a la que se ha dado forma mediante técnicas de alfarería. En Cliza existen varios artesanos que se dedican a la fabricación de ollas de barro, e incluso tazas, platos y otros utensilios de cocina.

El material básico de estas ollas es la arcilla, capaz de conservar indefinidamente, una vez cocida, la forma que se le dio. En Cliza se cuentan se hallaron vasijas de barro de una antigüedad calculada en 400 años.

Las ollas de barro, se utilizan para la elaboración de comidas tradicionales, generalmente para la preparación de alimentos de una forma lenta, como los guisos de legumbres, laguas, sopas de verdura, picante de pollo y lengua y estofada de carne y verduras, que necesitan de 2 a 3 horas de cocción.

Son excelentes sobre todo para las cocciones en seco, con muy poca agua. Muchas personas afirman que los alimentos cocidos en ollas de barro son más sabrosos.

Cliza, considerada el “Corazón del Valle Alto de Cochabamba”, tiene lugares encantadores, donde se mantienen latentes las costumbres y tradiciones de antaño. En este lugar de Bolivia, llamado Cliza se produce chicha de buena calidad en puños de barro que fueron construidos por los antepasados.

Un lugar llamado “El Tambo” muy cercano al pueblo antiguo y revolucionario de Cliza, llamado Ucureña se puede ver restos de implementos para la fabricación o elaboración de distintas variedades del Néctar del Valle Alto Alto.

Es impresionante ver los famosos puños de barro, las tutumas de distinto tamaño y por supuesto hay una deliciosa bebida que hace caer a cualquier visitante. En este lugar se puede ver muchas ollas de barro.

Cliza conocida como el “corazón del valle alto” en Cochabamba, tiene alrededor de  21.742 habitantes y es capital de la provincia Germán Jordán.

Tiene un clima templado y áreas verdes, se caracteriza por la producción agrícola, principalmente maíz del cual es reconocido como el mayor productor.

En Cliza se puede disfrutar sus costumbres tradicionales a las que asisten cientos de personas, como la Feria del Pichón y la Festividad Religiosa de la Virgen del Carmen.

En la plaza principal 21 de Septiembre se encuentra el templo de Nuestra Señora del Carmen y la torre del reloj que data de 1912 y es considerado el más antiguo de la región.

Cliza es una tierra hospitalaria, a la que mucha gente visita, sobre todo en las ferias y actividades que se llevan a cabo a lo largo de todo el año como La Feria de la picana, huminta y chicha, dijo el alcalde municipal, Walker Illanes Roman.

En la feria se puede degustar de la picana, que es otro de los platos tradicionales que los Cliceños acostumbran degustar sagradamente los domingos de pascua. Este plato tiene como principal ingrediente la carne de lechón, res, pollo y cordero; además de la huminta y la papa cocida durante toda la noche en horno de barro calentados por fuego de leña durante largas horas, hasta desprender las carnes de los huesos y dejar escurrir un sabroso caldo de ingredientes que aromatizan distancias incomprensibles hasta la conquista de los más agudos comensales que visitan este paraje, para consumar vorazmente de estas carnes tan peculiares y de la infaltable chicha cully o amarilla que es la culminación de este manjar valluno.

Cliza forma parte de los seis circuitos turísticos del departamento. Es una potencialidad para el desarrollo de la economía municipal. (FAUSTO COLPARI)

Valora este artículo
(2 votos)
Visto 838 veces

CLIZA ENLACES

14118722