Tragedia en Bolivia

Un ómnibus de Trans Sucre que unía Potosí con La Paz se desbarrancó cuando transportaba 55 pasajeros. Sospechan que el chofer estaba en estado de ebriedad.

 

 

La tragedia sucedió en la carretera que relaciona Potosí con Oruro, en dependencias de este último departamento y en una localidad identificada como Huancané.

 

Las víctimas quedaron aprisionadas por los metales retorcidos del vehículo, según informó el jefe de la Policía Provincial de Challapata, mayor Rufo Muñoz, en diálogo con la radio Pío XII citadas por Erbol.

 

“Como consecuencia de este hecho han resultado 30 heridos, tenemos en este momento presionados por el bus aproximadamente entre 21 a 25 pasajeros que han fallecido”, afirmó Muñoz.

 

El servicio había partido a las 21:00 horas desde Potosí y la colisión se produjo a la 1:00 AM de este miércoles. La hipótesis de Muñoz presume que el conductor del ómnibus “se encontraba en estado de ebriedad y no se percató de la curva cerrada y desgraciadamente se pasó directo el bus”.

 

Aun no se ha hallado la lista de pasajeros y la policía les ha pedido a los familiares que se hagan presentes para constatar el estado y la identidad, tanto de los heridos que no pueden hacerlo por sí mismos como de los fallecidos en el accidente.

 

Al menos 21 personas murieron y otras 30 resultaron heridas en un accidente ocurrido hoy en Bolivia, por lo que ya son 50 las víctimas fatales de este tipo de siniestros tan sólo en lo que va de enero. El micro cayó esta madrugada a un precipicio, mientras viajaba de Potosí a La Paz.

 

Anteayer, otro accidente de micro dejó al menos 10 muertos al sur de la Paz, luego de que el vehículo fuera arrastrado por la corriente de un río.

 

"El bus estaba llevando 55 pasajeros, hay 30 heridos de diferentes sexos y edades y a su vez hay 25 fallecidos", dijo el jefe de la policía rural de Tránsito, mayor Rufo Muñoz, entrevistado por la radio privada Erbol. De los 30 heridos, cinco fueron dados de alta sin mayores consecuencias, acotó.

 

Muñoz explicó que "de acuerdo al informe técnico, se presume que el conductor estaba en estado de ebriedad y por la falta de visibilidad no se percató que por el lugar había una curva, ocasionando este hecho de tránsito".

 

El autobús de transporte de pasajeros cayó a un precipicio en la madrugada de este miércoles en el poblado de Huancané, cercano a la localidad de Challapata, 340 km al sur de La Paz. Aún no se informó si el chofer falleció en el hecho, informó AFP.

 

El argentino David Arauco, que viajaba en el micro al momento del accidente, contó que el conductor estaba ebrio. "El conductor estaba completamente ebrio, nosotros que salimos (casi ilesos) nos pusimos a sacar a toda la gente y el conductor seguía gritando como loco cuando todos estaban desparramados por todos lados", relató Arauco.

 

"El bus estaba en muy mal estado, no tenía cinturones de seguridad, que es lo primordial, que pudo haber llegado a salvar la vida de mucha gente. Realmente, lo que vi es un desastre", acotó.

 

Récord de víctimas. El accidente de este miércoles elevó a unos 50 los muertos en este tipo de siniestros durante enero. Los mayores accidentes tuvieron lugar el viernes 18, cuando fallecieron 8 personas en el centro del país, y tres días después, cuando murieron al menos 10 luego de que un autobús se desbarrancó en la carretera a Yungas, una de las más peligrosas del país.

 

Veinte personas murieron y otras 32 sufrieron heridas –entre ellas dos argentinos–, al volcar ayer por la madrugada un autobús de la empresa Trans Sucre, en una carretera situada en el oeste andino de Bolivia.

 

El hecho ocurrió cuando el chofer de un autobús que viajaba desde Potosí hacia La Paz perdió el control del vehículo en una curva, lo que ocasionó el vuelco del micro, que se arrastró unos 200 metros sobre la ruta.

 

El jefe de la policía de Challapata, Rufo Muñoz, informó que en el autobús viajaban 55 pasajeros. Al cierre de esta edición, el total de muertos llegaba a 20, más 32 heridos.

 

Sólo tres pasajeros resultaron ilesos. Los dos argentinos heridos son atendidos en un hospital de la ciudad de Oruro y están “muy delicados de salud”, dijo Muñoz.

 

La policía investiga si el chofer, que figura entre los heridos graves, había consumido bebidas alcohólicas. Se trata del segundo accidente grave ocurrido esta semana en Bolivia.

 

El lunes, un micro cayó a un precipicio en la “carretera de la muerte”, que une Las Yungas y La Paz. En ese hecho murieron 18 personas.

Contador de Visitas

7557126